Elena Cubel Montes
Chef macrobiótica

Chef vegana y macrobiótica. Titulada en Naturópata y Fitoterapeuta. Medicina Tradicional China.

Trabajó como jefa de cocina en el restaurante Orgánico Kimpira (Valencia) y en Francia, en cocinas de alta gastronomía y estrella Michelin.

Imparte cursos de cocina en Valencia, es Chef a domicilioCoach nutricional Coach en empresas de restauración.

¿Quieres conocerla más? Tienes más sobre ella aquí.

Teléfono: 627047448

EmailFacebookInstagram

En macrobiótica el plato de cada comida tiene un sentido y se distribuye entre todo lo que nuestro cuerpo necesita, nos lo explica Elena Cubel Montes, chef vegana y macrobiótica.

Bienvenida Elena, la macrobiótica es una filosofía de vida y alimentación de origen japonés, con una cocina muy diferente de la clásica española... tengo curiosidad, ¿cómo cruzó tu camino y cómo empezó tu interés por la macrobiótica?

Estaba en una época de cambio en mi alimentación, venía de cinco años de trabajo en cocinas en Francia y, antes de volver a España, fui a visitar a una amiga en Toulouse. Como ella vivía bastante cerca de Saint- Gaudens, despuès de visitarla, decidí quedarme unos diez días en el hotel restaurante macrobiótico Cuisine et Santé ; es un sitio donde puedes descansar y al mismo tiempo aprender sobre la tradición culinaria macrobiótica, para mí fue una experiencia muy agradable y enriquecedora.
Después, cuando regresé a Valencia, tuve la suerte de empezar a trabajar en el restaurante Orgánico Kimpira, donde actualmente sigo, y ya desde entonces no paro de estudiar sobre macrobiótica, medicina china, terapias alternativas... mis "medicinas" se han convertido en alimentos y plantas.
La macrobiótica más que una alimentación, es el respecto con los alimentos, el entorno, el funcionamiento del cuerpo... y todo esto me cautivó.

¿Nos podrías dar unos consejos para complementar nuestros platos de forma más saludable?

¡Por supuesto! Lo que aconsejaría sin duda es sustituir la utilización de la sal común y del colorante alimenticio por la sal marina y la cúrcuma.
La sal marina sin refinar porque nos aporta calcio, yodo, hierro, sodio, magnesio, potasio... mientras que la sal común sólo nos aporta sodio.
Y la cúrcuma porque es digestiva, antioxidante, anti-cancerígena, antiinflamatoria...
Por contra, por ejemplo el colorante amarillo E-102, uno de los colorantes más comercializados en España (presente también en helados, golosinas, bebidas, quesos, yogures...), es cancerígeno a largo plazo, acelera la actividad del cerebro dando lugar a la hiperactividad en niños, favorece la liberación de histamina y provoca la dilatación de los vasos sanguíneos (dando lugar a migrañas, insomnio, asma,...).
Es increíble, pero simplemente con estos dos pequeños cambios, se puede ganar mucho en salud.

En la cocina macrobiótica se aconseja mucho la utilización de los cereales integrales y de las semillas/frutos secos, cuéntanos porque...

En macrobiótica el plato de cada comida tiene un sentido y se distribuye entre todo lo que nuestro cuerpo necesita: cereales (40%- aportan energía), verduras (30% - aportan fibra, minerales, vitaminas), legumbres (20% - aportan proteínas) y encurtidos (10% - aportan probióticos y enzimas).

Los cereales representan el porcentaje más elevado ya que nos aportan energía y además tienen que ser integrales para aportar la fibra y los minerales necesarios. Los cereales integrales (mejor ecológicos) son vivos, de absorción más lenta y no están procesados, en cambio los cereales refinados están vacíos, sólo nos aportan azucares de absorción rápida y, a

l ponerlos en un terreno, no van a crecer.
Las semillas y los frutos secos son un complemento que nos puede aportar proteínas, fibras, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Las puedes añadir a las cremas, a los cereales, en el desayuno, en las ensaladas... siempre triturando las semillas más pequeñas antes de utilizarlas, como el sésamo o el lino.

Entre las proteínas vegetales encontramos el tofu, ¿cómo aconsejas comerlo?

El tofu se obtiene de una legumbre, que es la soja, y nos aporta grandes cantidades de proteínas, antioxidantes, pocas grasas saturadas y escasas calorías.
Hoy en día está muy de moda, pero mucha gente lo compra, no sabe cómo prepararlo y se lo come crudo, como si fuera un queso; sin saber que de esta forma resulta indigesto, y al final, al no tener un sabor, no le gusta y no lo vuelve a comprar.
El tofu hay que cocinarlo siempre, incluso la leche de soja hay que hervirla porque puede resultar indigesta. En general la soja es buena, pero no para todos los días, lo bueno está en el equilibrio y en el saber alternar con otras proteínas.
El tofu lo podemos condimentar con salsa de soja, le podemos poner hierbas aromáticas, hacer rehogar con unas verduritas, pasarlo a la plancha, freírlo... utilizarlo como una carne.

Y ya terminamos con la última pregunta... ¿cuál es tu consejo personal sobre salud para todos?

Después de la "pincelada" que acabáis de leer sobre la cocina macrobiótica, me gustaría que os quede claro que lo importante es la alimentación variada, que incluya cereales integrales, verduras, legumbres, semillas, frutos secos... disminuyendo, a la medida de lo posible, los alimentos industriales precocinados. Y poco a poco, de esta forma, conseguiréis más vitalidad y alegría, pasando a una alimentación más saludable y sabrosa y, sobre todo, sin pensar en dietas o calorías.

Opiniones sobre Elena Cubel Montes

Las recomendaciones de Elena me ha ayudado a mejorar mi alimentación, me siento con mas energía, lo que me hace sentir mejor cada día.

8 junio, 2018     

Me parece genial las recomendaciones de Elena, gracias por la información.

22 octubre, 2017     

Deja tu opinión sobre Elena Cubel Montes

Check to approve saving of testimonial data

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code