Felicitat Balbastre, Naturópata, nos explica que el masaje tibetano ayuda perfectamente a conseguir un equilibrio en nuestro cuerpo y en nuestra mente.

ENTREVISTA A FELICITAT BALBASTRE

Bienvenida en Vidamassana.net y empezamos con la primera pregunta: ¿cómo llegaste a conocer el masaje tibetano?

Lo conocí en el centro Nagarjuna de Valencia, centro donde recibía enseñanzas budistas. Un día, después de la clase, el director comentó la posibilidad de aprender el masaje tibetano y así en el 2012 empezó todo: el Dr. Lobsang, amigo personal del Lama residente en el centro, estuvo dándonos la formación durante tres años, con la colaboración de Yolanda, una alumna suya de Medicina Tibetana. En aquella época, yo estaba siguiendo también el curso de naturopatía, así que para mí fue un momento de cambio muy importante, en el que dejé todo lo que estaba haciendo anteriormente.

En el masaje tibetano, a parte trabajar el cuerpo físico, se observa mucho la mente de la persona, y eso entronca directamente con la filosofía budista, la cual busca conocer y entender la mente humana.
Hay que conectar con el paciente e intentar ayudar a su cuerpo mental y emocional para evitar que surjan manifestaciones a nivel físico (malestares, patologías...). Pero, para lograr eso, el terapeuta mismo tiene que estar bien... y ¿cómo puedo aportar lo mejor de mí misma a los de más?
Pues, conociéndome a mí misma y pensando que los de más tampoco son tan diferentes de mí. Si yo me conozco, me amo y soy capaz de estar bien conmigo misma,  podré ayudar a los demás a que también estén bien y felices.

¿En qué consiste exactamente el masaje y en qué se diferencia de otros tipos de masajes?

Te lo contesto de una manera muy humilde, todos los masajes sirven para beneficiar a quién lo está recibiendo... no hay ninguno peor ni mejor, todos los masajes han tenido y tienen esta intención.
En el cuerpo, y según la Medicina Tibetana, hay 72000 canales energéticos o nadis (meridianos acupunturales en Medicina Tradicional China) y, en el caso del masaje tibetano, encontramos tres nadis o canales principales:
- canal central con la energía Lung, corresponde con el sistema nervioso,
- canal derecho con la energía Trippa, corresponde con el sistema digestivo y circulatorio,
- canal izquierdo con la energía Peddken, corresponde con el sistema linfático y endocrino.
El masaje se da con aceites preparados y se trabaja con moxa y piedras calientes.
Cuando tengo que explicar qué hago exactamente durante el masaje, a los pacientes se lo explico así: "en tu cuerpo hay carreteras (canales energéticos) y mis manos son los coches; van recorriendo de manera armónica las carreteras y, para que circule bien la energía, tratan de quitar los atascos, como edemas, inflamaciones, contracturas... porque allí es donde hay un colapso energético y donde el cuerpo te está enviando una señal". 
La biodescodificación se utiliza mucho en este masaje, porque si conocemos un poco el significado emocional de algunas patologías, podemos hacer el paciente consciente de lo que su cuerpo intenta decir.
Se trabaja juntos, si la persona te deja entrar en su foro interno, y por eso, con humildad, cuando encuentro un "atasco en la carretera" yo siempre pregunto: "¿te apetece que lo hablemos?".

¿A quién se lo aconsejas?

¡A todos! Incluso pueden recibirlo tanto niños, como adultos y personas de edad avanzada.

Pero personalmente, la modalidad en la que yo prefiero trabajar, es el masaje relajante: está enfocado principalmente en equilibrar el sistema nervioso, tanto en la excitación nerviosa como en el decaimiento o convalecencia.
En el masaje tibetano se habla de tres energías básicas y la energía Lung es la que se corresponde con el sistema nervioso; el tipo de vida en el que estamos en la actualidad nos genera mucho estrés, preocupaciones y ansiedad, no comemos bien, no descansamos bastante... y todo esto puede desequilibrar la energía Lung. El masaje relajante nos ayuda perfectamente a conseguir un equilibrio en nuestro cuerpo y en nuestra mente.

He leído que la cabeza en el masaje tibetano tiene una especial atención... ¿es correcto?

Todo el cuerpo en general la tiene, pero es verdad que en la cabeza se trabajan varios puntos importantes para lograr el equilibrio que comentábamos anteriormente.
La cabeza es importante porque allí es donde pueden aparecer dos desequilibrios energéticos:
es "la casa" de los apegos (energía Flema) y, cuando la energía Lung se desequilibra, por estrés, ansiedad, preocupaciones, incluso mala alimentación, la cabeza es el sitio donde encontramos mayor respuesta
Debemos buscar el origen de los problemas
y éste siempre está en el apego, la ignorancia y el enfado (principios del sufrimiento según la filosofía budista).

Y ya vamos hacia el final, con tu consejo de salud...

En el antiguo imperio chino, los médicos del Emperador recibían su salario siempre y cuando el Emperador y su familia tuvieran salud. ¿Qué quiero decir con esto? Que debemos intentar preservar nuestro estado de salud y si alguna vez hay que restablecerlo porque hemos enfermado, la naturaleza nos ofrece todo un inmenso abanico de opciones.
La medicina que creo es de presente y de futuro es la medicina integrativa, donde se aúne lo mejor de las diferentes medicinas tradicionales y holísticas, que han demostrado durante siglos, algunas de ellas, su eficacia y respeto por la naturaleza y el ser humano, y la medicina occidental y moderna, que es totalmente válida y necesaria en cuanto a tecnología y tratamiento en situaciones agudas. La unión de ambas facilitará el cuidado a nivel terapéutico que necesita la humanidad del siglo XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code