Reflexología podal en TenerifeArtículo dedicado a un alma muy especial y escrito por Estíbaliz Blanco Brito:

Técnico superior en Naturopatía y medicinas alternativas


Soy terapeuta desde hace algún tiempo, me gusta mi vida, mi trabajo y mis relaciones con mi entorno.
Me gusta pensar que todos somos uno, que nuestro origen es el mismo, una energía superior de dónde todos venimos y a dónde todos regresamos. De ahí lo de cuida los actos y pensamientos que tienes con tus compañeros de vida.
Pero hay algo más, nos sentimos más unidos a unas personas que otras, nos cuesta más o menos ser amables con ciertas personas, más amorosos, más respetuosos, incluso algunas que directamente rechazamos en nuestra vida.
Pero no nos engañemos, somos todo uno , con el mismo origen, con el mismo final, y esa delgada línea que nos separa a veces es tan fina que podemos sentir el alma de la otra persona.
A veces nos encontramos con desconocidos que nos tocan el alma, y a veces llega a nuestra alma alguien que es importante en nuestra vida, un alma cercana con la que el tiempo y las vivencias hacen que esa línea que nos separa sea cada vez más y más delgada, hasta que se borra y se hacen uno…
Esta la línea que nos delimita el cuerpo pero no el alma, esta línea que se engorda cuando nos relacionamos con el vecino o el chofer del transporte público, que aun habiendo un buen sentimiento no pasa de lo superficial, pero que se hace muy muy fina cuando nos encontramos a una hermana de alma.

He tenido una gran suerte en mi vida, soy muy afortunada porque muchas de esas líneas que tejemos a lo largo de nuestro camino, son apenas hilos invisibles. Hay una en especial…
Un alma hermana que me ha acompañado durante 27 años, hemos crecido, evolucionado, llorado, reído, pataleado. Mil vivencias imposibles de enumerar, mil conversaciones, mil sentimientos. Que cuando la vida nos ha separado, al reencuentro estábamos en el mismo proceso de crecimiento y autoconocimiento personal.
Ahora que ha llegado el momento de separarnos, la línea se hace aún más delgada, es solo una separación física, tu alma, tu energía me acompañará siempre, gracias por tanto aprendizaje, gracias por tanto amor. Gracias por hacer de esa línea un hilo apenas imperceptible.

Vivid para que vuestras líneas sean abundantes y delgadas… amad mucho y bien. De eso se trata… al final no es lo que te llevas, es lo que has vivido. Solamente eso… lo vivido.
Las experiencias que te han hecho ser quien eres, pensar y sentir.
No vives de recuerdos, no vives de sueños
…, esos son las mariposas que acompañan tu camino.
Vive realmente y plenamente, no pospongas planes, ni sueños, porque no sabes que ha planeado para ti esa energía a la que pertenecemos.
Vive porque no te llevas nada…. Sólo vive.


Para contactar o saber más sobre Estíbaliz Blanco Brito

puedes leer su entrevista  

o seguir sus publicaciones en @EstibalizBlancoNaturopata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code