Artículo escrito por Enrica Castellar, farmacéutica y naturópata


Hoy quiero tratar un tema muy muy importante: la salud del intestino, nuestro segundo cerebro, que nunca deberíamos descuidar. Desafortunadamente, el estrés, la falta de tiempo, las comidas fuera de casa, las comidas preparadas industrialmente, las compras rápidas... nos hacen olvidar la importancia del comer bien, de forma saludable y respectando nuestro intestino.

¿Cómo puedes darte cuenta de una falta de salud en tu intestino?

Aquí te describo algunos trastornos típicos:

  • Caries dental: las bacterias de la boca fermentan los excesos de azúcares y el producto resultante destruye el esmalte de los dientes, provocando la inflamación de la pulpa dentaria.
  • Dispepsia: digestión pesada, trabajosa y a veces dolorosa causada por una dieta inadecuada, comidas fuera de los horarios habituales o ansiedad.
  • Gastritis: inflamación de la mucosa gástrica producida por intoxicación alimentaria, infecciones o consumo excesivo de alcohol y medicamentos como la aspirina o los antibióticos.
  • Estreñimiento: disminución de la evacuación intestinal que puede producirse por una dieta deficiente en fibra o por otras causas de obstrucción. Como consecuencia del estreñimiento los excrementos se acumulan, son difíciles de expulsar y pueden aparecer hemorroides.

¿Cómo puedes actuar?

Realmente no hace falta mucho para mejorar nuestra alimentación y de consecuencia el bienestar de nuestro intestino:

  • Aumenta la ingesta de fibras: cereales integrales y derivados (conservan la cascarilla y el germen y aportan más fibra de los refinados), legumbres, fruta y verdura de temporada (alcachofa, apio, brócoli, coliflor, col, puerro, pimiento, cebolla, zanahoria, albaricoque, aguacate, ciruela, higo, kiwi, limón, manzana, naranja, pera, entre varios), fruta seca o deshidratada (nuez, almendra, avellana, higo, dátil, uva pasa...)
  • ¡Hidrátate! Tu cuerpo necesita agua para vivir y funcionar de la mejor forma, hay que acostumbrarse a beber, por lo menos 1 L 1/2 al día, fuera de las comidas
  • Empieza por la mañana: al levantarte trata beber un vaso de agua 15 minutos antes de desayunar. Luego desayuna con salvado o copos de cereales, yogur natural o de soja, fruta y fruta seca
  • Ayúdate con los probióticos o los alimentos fermentados (kéfir, chucrut, pickles, miso...), indispensables para restablecer el equilibrio de la microflora intestinal
  • No exagere con algunas plantas medicinales laxantes, como Sen, Frangúla, Cáscara sagrada, ya que contienen unos principios activos que, a la larga, provocan inflamación del intestino y "dependencia"
  • Aliña siempre tus platos con aceites vegetales, como el aceite extra virgen de oliva o de lino, actúan como laxante lubricante y tienen una acción antiinflamatoria
  • Ayúdate con las plantas medicinales ricas de buenas fibras y nutrientes como Lino, Psilio e Ispaghul

Enrica Castellar
Naturópata

Farmacéutica y Naturópata, especializada en Nutrición celular activa

Creadora de la página Vidamassana.net

722378700 / enricacastellar@gmail.com

Te atenderá en el Herbolario Vidamassana 
en Calle Germans Villalonga, nº 1, VALENCIA

LEE SU ENTREVISTA AQUÍ

Página webLinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code