Eva Mena, Naturópata, Reflexóloga y Kinesióloga, nos habla de Reflexología podal: una terapia que aconseja en caso de migrañas crónicas, dolores, bruxismo, problemas hormonales, estrés, insomnio, retención de líquidos... y de apoyo en muchos tratamientos con medicina alópata.

Bienvenida Eva, desde tu experiencia, ¿nos explicarías cómo la Reflexología Podal ayuda a mejorar la salud?

La Reflexología es una terapia que yo definiría como puro equilibrio, más allá de trabajar sobre puntos y zonas reflejas, tiene un gran poder sobre nuestro organismo; no es ninguna novedad que funcionamos como un todo, que nuestro cuerpo es una maquinaria perfecta con todas sus piezas y engranajes y que todo ha de estar en buen estado para funcionar, por lo tanto, es primordial hacer un trabajo de equilibrio sobre él. Sistema nervioso y endocrino son los dos grandes pilares, desde donde vamos a hacer un grandísimo trabajo para poner a punto nuestro sistema; el sistema hormonal es el director del cuerpo en muchos aspectos y regularlo es vital, aquí la Reflexología hace un trabajo espectacular. Partimos además de que la Reflexología hace un trabajo no invasivo y al trabajar con suavidad y profundidad también se consiguen resultados extraordinarios a nivel emocional y energético. Un “volver a uno mismo y sentir".

¿Todos pueden recibir una sesión de Reflexología Podal o hay casos contraindicados?

En principio la Reflexología es apta para cualquier persona, solo hay algunos matices a tener en cuenta; el reflexólogo en la entrevista inicial realizará una valoración de cada caso, sabiendo así exactamente como va a ser el tratamiento de cada persona y los aspectos a tener en cuenta.

¿En general, cuantas sesiones se necesitan para notar los beneficios? 

Aquí hay mucha variedad de posibilidades, cada persona es un mundo y a través de estos años y mi experiencia, he visto mejorías muy rápidas en pocas sesiones y otras más lentas, depende de muchos factores; pero por hablar de manera general, se observan cambios importantes en las cuatro primeras sesiones.
He tratado con éxito casos de migrañas crónicas, dolores, bruxismo, problemas hormonales, estrés, insomnio, retención de líquidos, etc… La Reflexología nos abre un abanico muy amplio de herramientas para tratar muchas enfermedades y sirve de apoyo en muchos tratamientos con medicina alópata. Funciona muy bien en procesos como el embarazo y parto, en niños y en personas mayores.

Como terapeuta, ¿qué es lo que más te gusta de la Reflexología Podal?

La cercanía con la persona, cuando una persona se tumba relajadamente en una camilla y comienza el contacto entre los dos es un momento mágico; la persona se entrega a las manos y deposita en ti su confianza y su cuerpo; comienza un lenguaje de estímulos donde notas, si la persona se lo permite, como empieza a abrirse a si mismo y a conectar con su cuerpo y como el cuerpo comienza a responder... todo es muy suave pero a la vez es rápido, desde mi visión como terapeuta veo como los cambios se comienzan a producir y eso es maravilloso.

Tu consejo personal de salud para todos

Mi consejo principal es tener conciencia del cuerpo, es lo único que tenemos para vivir la vida y debemos cuidarlo, es casi nuestra obligación. Independientemente de los conocimientos que tengamos sobre nutrición, deporte, vida saludable (que no todo el mundo los tiene), sí que cada uno sabe lo que hace bien y lo que hace menos bien, por lo tanto yo creo que es cuestión de responsabilidad con uno mismo.
La salud pasa por muchos factores y de sobra sabemos la importancia de las emociones sobre el cuerpo. Mi consejo es hacer las cosas cada día un poquito mejor, esforzarse un poco por tener buenos hábitos físicos y emocionales y, sobre todo, decir que hay muchas personas que podemos brindar apoyo, que no siempre es fácil y que, cuando uno no pueda hacerlo solo, que pida ayuda y apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code