ALIMENTOS Y PLANTAS MEDICINALES PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN

El aparato circulatorio es un sistema que se encarga de proporcionar oxígeno a las células.

Las venas disponen de válvulas que evitan el reflujo de la sangre, ayudan a luchar contra la gravedad y a superar la gran distancia que la sangre debe recorrer desde los dedos de los pies hasta el corazón. Cuando las válvulas tienen algún defecto o las paredes de las venas se debilitan, entonces dejan de funcionar correctamente. En ese caso, hay un incremento de la presión venosa y el estancamiento de la sangre. Como resultado, pueden desarrollarse venas varicosas y arañas vasculares superficiales o puede desembocar en una insuficiencia venosa crónica. Este mal funcionamiento provoca una sensación muy molesta que se conoce como “pesadez y cansancio de piernas”.

ALIMENTOS Y PLANTAS MEDICINALES PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN
La insuficiencia venosa crónica es la incapacidad de las venas para realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón. Se trata de una enfermedad crónica, pero benigna y controlable. La sensación de pesadez e hinchazón, los calambres musculares, el hormigueo, el dolor al caminar y las varices componen una sintomatología que causa gran malestar, porque afecta y deteriora la calidad de vida personal y laboral. La prevalencia de la insuficiencia venosa se da principalmente en mujeres, por una mayor predisposición hormonal, y aumenta con la edad.

Alimentación para MEJORAR la circulación

  • Los alimentos ricos en fibra son buenos aliados para mejorar la circulación sanguínea: favorecen el descenso de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre y, al permitir una mejora en el tránsito intestinal, evitan que las paredes de las venas se vean debilitadas. Ejemplos: frutos secos (nueces, almendras, cacahuetes, pistachos), verduras (alcachofa, apio, brócoli, coliflor, espinacas, acelgas), fruta (pera, plátano, aguacate, frambuesas, albaricoque, higo, kiwi y otras frutas desecadas como las ciruelas pasas), legumbres (garbanzos, lentejas, alubias, guisantes), cereales integrales
  • Alimentos ricos en potasio: eliminan el agua y regulan la cantidad de la misma presente en las células; todas las carnes y el pescado, los productos de soya, las hortalizas (como el brócoli, las habas, los tomates, las patatas), las frutas (como los cítricos, el plátano, el kiwi, las ciruelas y los albaricoques secos), la leche, el yogur y los frutos secos
  • El ajo: se ha demostrado que este ingrediente protege la arteria aorta, la encargada de distribuir la sangre que bombea el corazón, y logra reducir el espesor de la sangre
  • Grasas insaturadas: actúan como anticoagulantes favoreciendo la fluidez de la sangre (aceite vegetal de oliva, de soja, de semillas de girasol, fruta seca y pescado azul).
  • Alimentos antioxidantes: ideales para proteger los vasos sanguíneos y mantenerlos en un estado óptimo. Ejemplos: tomate, aguacate, frutos rojos, cítricos, uvas, espinacas, brécol y coles.
  • Flavonoides: son sustancias antioxidantes, alrededor de 5000, que se encuentran en algunos alimentos y bebidas y que tienen una acción antiinflamatoria y vasoconstrictora (ej. la hesperidina, la rutina y la quercetina). Los encontramos en: bayas, en particular las rojas, azules y púrpuras como arándanos, arándanos rojos, moras, uvas negras, frambuesas, fresas, cerezas y uvas rojas;
    fruta como plátanos, frutas cítricas (pomelos, limones, limas y naranjas), manzanas, peras, ciruelas y albaricoques;
    frutos secos, legumbres, vegetales (en particular los verdes y los rojos) como pimientos, tomates, berenjenas, judías verdes, brócoli, remolacha, cebolla;
    eneldo, perejil, tomillo, alcaparra, chocolate de variedad amarga, vino tinto, té (negro, rojo y verde).

COMO MEJORAR LA CIRCULACIÓN

  1. Moderar el uso de la sal de mesa y el consumo de alimentos muy salados (conservas, salazones, salmueras, embutidos, patés y encurtidos como pepinillos, cebolletas, aceitunas).
  2. Reducir el consumo de grasas saturadas: lácteos enteros, nata, mantequilla, embutidos, tocino, repostería industrial elaborada con aceites de coco y de palma, platos precocinados.
  3. Consumir mucha agua y otros líquidos que facilitan la eliminación de toxinas y la depuración del organismo.
  4. No permanecer de pie, quieto o sentado largos periodos de tiempo. Si debemos hacerlo por motivos de trabajo o viajes largos, trataremos de mover frecuentemente los pies y las piernas, realizando giros con los tobillos.
  5. Levantar las piernas cuando estamos sentados, evitar cruzarlas durante mucho tiempo y dormir con las piernas un poco elevadas, con una almohada bajo de los pies.
  6. Hacer ejercicios todos los días: las actividades que más benefician a la circulación de las piernas son la natación o caminar. El baile, la gimnasia y la bici también pueden ser buenas alternativas para favorecer el retorno venoso.
  7. Aplicar ligeros masajes con cremas frías de nevera siempre de abajo a arriba, del tobillo al muslo.
  8. Podemos activar la circulación alternando duchas no excesivamente calientes (de 38º como máximo) con duchas frías en las piernas. Al finalizar, aplicaremos agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente, para aliviar la sensación de pesadez. También se pueden hacer pediluvios con agua tibia y un puñado de sal gruesa.
  9. Las prendas de ropa muy ajustadas son desaconsejables porque pueden dificultar el retorno venoso desde las piernas al corazón. No a zapatos con tacones muy altos o muy bajos, cerrados y apretados.
  10. Conviene evitar todas las fuentes de calor (saunas, depilación mediante cera caliente, tomar el sol en las piernas…) ya que estimulan la dilatación de las venas y la aparición de varices.
  11. Cuidado con el tabaco y el alcohol.
  12. Utilizar medias de compresión cuyas características y uso deberá determinar el médico.

PLANTAS MEDICINALES PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN

  • Vid (Vitis vinifera): rica en flavonoides para afecciones circulatorias, problemas venotónicos (varices, flebitis, piernas pesadas, hemorroides)
  • Castaño de Indias (Aesculus Hippocastanum): fortalece paredes de las venas, reduce la estasis venosa, facilita el retorno venosoALIMENTOS Y PLANTAS MEDICINALES PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN
  • Ginkgo (Ginkgo biloba): disminuye la agregación de la sangre, mejora la circulación también a nivel de las extremidades inferiores
  • Hamamelis (Hamamelis virginiana): para combatir afecciones circulatorias, problemas venotónicos, fortalece paredes de las venas y capilares, para los pies hinchados
  • Cola de caballo (Equisetum arvense): remineralizante, para hidropepsía (retención de líquidos en los tejidos)
  • Centella asiática (Hidrocotile asiatica): actúa protegiendo el tejido vascular. Estimula la biosíntesis del colágeno
  • Piña (Ananas comosus): contiene bromelina con propiedades antiinflamatorias y diuréticas
  • Ortiga (Urtica dioica): rica en clorofila, flavonoides y magnesio, estimula la circolación y ayuda a eliminar líquidos y toxinas
  • Gayuba (Arcostaphylos uva ursi): diurética, antioxidante, rica en quercitina

Si quieres conocer PRODUCTOS NATURALES pensados para mejorar la circulación,
¡visita la COLECCIÓN "METABOLISMO Y CIRCULACIÓN"!

Si necesitas un asesoramiento personalizado, realiza conmigo un TEST DE NUTRICIÓN CELULAR

Enrica Castellar, farmacéutica y naturópata, especializada en Nutrición celular activa, creadora de Vidamassana.net

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados