FIEBRE: ¿MEDICAMENTOS O REMEDIOS NATURALES?

Artículo escrito por Enrica Castellar, farmacéutica y naturópata


Cuando sube la temperatura del cuerpo, normalmente nos asustamos y buscamos la forma más rápida de bajar la fiebre tomando medicamentos. ¿Pero es realmente la forma más correcta? ¿Y en qué casos se deberían tomar los fármacos?

¿Qué es la fiebre?

Es un mecanismo natural de defensa y autocuración frente a una enfermedad e infección.
El ser humano tiene una temperatura corporal normal aproximadamente entre 36,4° y 37° y se defiende del calor a través de la sudoración. Pero a veces, a causa de una infección u otros mecanismos (traumatismos, hematomas, golpes de calor...), se experimentan escalofríos, temblores, carne de gallina... hasta un aumento de calor en todo el cuerpo, o sea hasta tener fiebre; además, se elevan el número de pulsaciones y respiraciones, se pierde apetito, aumentan la sed y el cansancio y puede aparecer un dolor de cabeza.

Parece una pérdida de control por parte del organismo, pero en realidad es la manera más natural de defender el cuerpo frente a sustancias tóxicas (dificulta el crecimiento de cepas víricas y bacterianas) y de depurarlo (a través de la sudoración, respiración y producción de orina).
El cuerpo está gastando la mayoría de sus energías en incrementar la inmunidad y combatir la agresión, por esto la falta de apetito es algo normal (evita gastos energéticos en la digestión) que deberíamos respetar.

¿Cuándo hay que utilizar antitérmicos?

Hoy en día se utilizan muy a menudo antitérmicos como el paracetamol para suprimir la fiebre, considerada como algo negativo. Esto impide que el efecto depurativo y curativo de la fiebre llegue a su fin y facilita la producción de un terreno inflamado con posibles recaídas.
Lo primero que deberíamos preguntarnos es: ¿cuál es la causa de esta fiebre? Deberíamos escuchar el cuerpo, cuidarnos y solucionar la situación que ha producido un aumento de la temperatura. El mejor tratamiento es ayudar el cuerpo y no suprimir su esfuerzo de defensa a través de la fiebre.
Sólo cuando esto no sea suficiente, porque la fiebre se prolonga en exceso en el tiempo o la temperatura es muy alta, tendríamos que acudir al medicamento.
Los antitérmicos pueden ser muy útiles, pero sólo solucionan el síntoma y no la causa.

Dieta para bajar la fiebre

Se aconseja una dieta líquida para arrastrar las toxinas y eliminarlas con la orina o el sudor y al mismo tiempo hidratar el cuerpo:

- zumos de fruta naturales y sin azúcar añadido como naranja, limón, manzana, pomelo, uva...
- caldos de verduras (cebolla, apio, zanahoria, ajo, puerro, col, rábano...)
- infusiones con plantas depurativas y sudoríficas como colas de caballo, salvia, saúco, jengibre, tomillo...
- uno o dos litros de agua
Hasta que no desaparezca la fiebre no es aconsejable empezar una dieta sólida y, cuando sea el momento, los primeros alimentos deberían ser frutas y verduras.

Hidroterapia en caso de fiebre

Para bajar la temperatura de forma natural, es un buen consejo aplicar cataplasmas de arcilla sobre el vientre, la parte más caliente del cuerpo.

Se necesitan sólo agua, arcilla, dos paños de algodón y uno de lana:
- mezclar arcilla y agua hasta obtener un barro.
- Extender el barro sobre un paño de algodón y colocarlo directamente sobre el vientre, de forma que el barro esté en contacto con la piel.
- Cubrir con el otro paño de algodón y con el paño de lana.
- Abrigar bien todo el cuerpo y mantener la aplicación por lo menos durante dos horas.

 

Enrica Castellar

Naturópata

Farmacéutica y Naturópata, especializada en Nutrición celular activa

Creadora de la página Vidamassana.net

722378700 / enricacastellar@gmail.com

Te atenderá en el Herbolario Vidamassana 
en Calle Germans Villalonga, nº 1, VALENCIA