RADICALES LIBRES Y ANTIOXIDANTES

Soy Enrica Castellar, farmacéutica y naturópata, especializada en Nutrición celular activa y creadora de esta página Vidamassana.net.

En este artículo voy a explicarte la importancia de un buen mecanismo antioxidante, necesario para proteger las células del cuerpo.

¿Qué son los radicales libres y como dañan nuestra salud?


La mitocondria de nuestras células es un orgánulo esencial en el funcionamiento de la célula ya que posibilita la transformación de los nutrientes en energía y que necesita oxigeno para funcionar; pero una parte de este oxígeno mal gastado puede generar la síntesis de radicales libres, compuestos muy inestables y reactivos.
La mayor parte de los radicales libres es necesaria para el funcionamiento del organismo: por ejemplo, para la eliminación de productos tóxicos o la defensa inmunitaria. No obstante, el exceso de producción de radicales libres o la insuficiencia de antioxidantes, ataca las moléculas y provoca un estrés oxidativo peligroso para la salud, algo común en todos los organismos que se puede producir en algunas situaciones como:

  • exposición excesiva a los rayos UV
  • toma crónica de algunos medicamentos cómo la píldora anticonceptiva
  • abuso de alcohol o tabaco
  • practica intensa de deporte
  • estrés crónico
  • carencia alimentaria en oligoelementos, vitaminas, minerales

Todo esto se ve reflejado en la piel (más arrugas, perdida de elasticidad, manchas cutáneas...), mayor cansancio, dolencias reumáticas, patologías digestivas, alteraciones del sistema inmunitario, infecciones, cáncer, problemas cardiovasculares (oxidación y aumento del LDL), envejecimiento prematuro, entre otros.

¿Cómo puede defenderse el cuerpo de los radicales libres?


El organismo necesita disponer de un sistema de defensa eficaz, que intervenga en la neutralización de los radicales libres:

  • una defensa endógena (propia del cuerpo) a través de enzimas como la Super Óxido Dismutasa y la Glutation Peroxidasa, en la que es importante saber que oligoelementos como el selenio, el cobre, el cinc y el manganeso permiten el buen funcionamiento de las enzimas, garantizando la protección contra el exceso de la oxidación.
  • una defensa exógena a través de moléculas aportadas por la alimentación o sea antioxidantes como: 
    • Vitamina E: inhibe la oxidación del colesterol y se utiliza como prevención en las enfermedades cardiovasculares. Puede obtenerse del aceite de germen de trigo, aguacates y frutos secos.
    • Vitamina C: representa la defensa antioxidante del plasma sanguíneo, estimula el sistema inmunitario y resulta esencial para la producción de colágeno; se encuentra en kiwi, cítricos, papaya, pimiento rojo, brécol, fresa, entre otros.
    • Betacaroteno: protege la mucosa digestiva y la piel y reduce el daño provocado por la exposición solar. En la alimentación puedes encontrarlo en alimentos de color amarillo y naranja como mango, calabaza, zanahoria, albaricoque…
    • Luteína y zeaxantina: protectores de la retina, muy útiles en prevención de cataratas y degeneración macular. Son carotenoides que se encuentran en alimentos como espinacas y coliflores.
    • Quercitina: puede prevenir varios tipos de cáncer (pecho, pulmones, ovarios, entre otros) y combate las alergias y el asma. Es presente en manzanas, cerezas, uvas, cebollas…
    • Astaxantina: previene el envejecimiento cutáneo, protege desde las radiaciones ultravioletas y posee actividad antioxidante a nivel de sistema nervioso central y retina. Es presente en algas y organismos marinos como gambas o camarones.
    • Curcumina: gran eficacia en enfermedades como arteriosclerosis, cáncer, Alzheimer… es el principal componente en la cúrcuma.
    • Hidroxitirosol: es un gran neutralizador de radicales libres, sobre todo a nivel cardiovascular y neurológico. Es un extracto natural del aceite de oliva.
    • Coenzima Q10: previene la oxidación del colesterol y protege la piel del daño oxidativo provocado por los radicales libres. Naturalmente presente en hígado, pescado azul, derivados de la soja.
    • Resveratrol: apoya la salud cardiovascular y controla los procesos de envejecimiento celular. Extracto de la uva y de la planta Polygonum cuspidatum, presente también en cacahuetes y arándanos.
    • Flavonoides (vitamina P): sustancias abundantes en ciertos vegetales como el té, café, cacao.

Por estas razones, os invito considerar la toma de suplementos o simplemente la asunción de más antioxidantes y oligoelementos en la dieta, teniendo en cuenta que no es algo que se note de un día para otro, sino que necesita tiempo y constancia.

El exceso de radicales libres genera un terreno "oxidado" y una perdida de funcionalidad de las células.
Si quieres saber más sobre la salud de tus células no dudes en pedirme
el TEST DE NUTRICIÓN CELULAR para un asesoramiento personalizado.

¡PIDE TU CONSULTA ONLINE CON ENRICA CASTELLAR!

€20,00 Precio habitual €25,00

 Ver Test